Buddha bowl con verduras de temporada

buddha-bowl-plato-vegano-vegetariano-verduras-vegetales-plantbased-vegan

¡¡Chic@s!! ¿Qué tal la semana? Yo muy contenta porque ya somos más de 1000 personas en Facebook que hemos decidido cuidarnos cada día un poquito más. Estoy preparando una sorpresilla que incluye regalo saludable, por lo que os invito a darle un me gusta a mi página de Facebook para enteraros de todas las novedades.

Mientras no llegan los regalos de Navidad, os animo a preparar un Buddha bowl ¿los conocéis? Estoy absolutamente in love con ellos porque son tan saciantes, completos, cargados de vida y color…Lo tienen todo. Por si no lo sabéis, se trata de un gran bol repleto de comida saludable que incluye proteínas, carbohidratos, vegetales crudos o cocinados y alguna salsa. Las posibilidades son infinitas, podemos variar cada semana y nunca aburrirnos. Su nombre viene dado porque normalmente van tan cargados que se asemejan a la panza de un Buddha. Así nos quedaremos al comerlo, noooo, ¡¡es broma!! De verdad que son un plato ideal, pues te dejan satisfecho y sobre todo con el paladar feliz por haber experimentado tantos sabores y esencias al mismo tiempo.

Otra de sus ventajas es que, además de versátiles, también podemos planificarlos con antelación, dedicando parte de nuestro tiempo libre a preparar los cereales, legumbres y vegetales, dejarlos guardados en tuppers y poder acudir a ellos cuando estemos más ocupados para formar nuestro Buddha bowl en un pis pas.

¿Os he convencido de lo maravillosos que son? Manos a la obra entonces…

plato-vegano-vegetariano-buddha-bowl-verduras-cereales-sin-glute-celiaquia

¿Qué podemos ponerle a nuestro Buddha bowl?

CEREALES SIN GLUTEN

Arroz (cualquier tipo o color), quinoa, mijo, amaranto, trigo sarraceno, teff, fonio…

Yo en este caso he utilizado quinoa.

  1. Más o menos para 2 personas recomiendo cocinar 150 g, aunque siempre es mejor hacer de más para que sobre para el día siguiente. A mi me gusta cocerla con 2 partes de agua y una cucharada sopera de vinagre de manzana para alcalinizar el cereal.
  2. La quinoa cocida y escurrida la salteé con un diente de ajo picadito, semillas de cilantro, un poquito de sal y perejil.

LEGUMBRES

Garbanzos, lentejas, frijoles negros, frijoles colorados, alubias pintas, alubias blancas, azukis, lentejas rojas…

Para mi bol me decanté por frijoles negros, que tienen un gran valor nutricional y destacan por su alto contenido en hierro. Tengo otra recetilla cubana con ellos por si os interesa.

Ingredientes: 150 g de frijoles negros, un trozo de alga kombu, 2 hojas de laurel y salsa de tomate natural casera.

  1. Lo que hice fue remojar los frijoles toda la noche y al día siguiente cocerlos en abundante agua con el laurel y el alga kombu en trocitos hasta que estuvieran blanditos.
  2. Una vez listos, los escurrí con las algas y los puse a fuego lento con salsa de tomate casera hasta que se redujo un poco la salsita.
  3. Casi siempre uso mi salsa de tomate crudivegana, tenéis la receta en mi artículo de pizza sin gluten. En esta ocasión hice una versión de ella más otoñal con 4 tomates secos, 1/2 tomate natural, 1/2 caqui, albahaca, orégano, agua de mar y canela.

VEGETALES

Podéis añadirle los que queráis, ya sean crudos o cocinados, lo ideal es elegir productos de temporada para ir cambiando según la estación, a mi por ejemplo ahora que viene el frío me apetecen más los horneados, os dejo mis elegidos…

Calabaza y boniato al horno: 1/2 boniato grande, un buen trozo de calabaza, cúrcuma, pimienta negra, cayena, agua de mar y AOVE.

  1. Los posicionamos encima de la bandeja de horno cubierta de papel antiadhente y los espolvoreamos con cúrcuma, pimienta negra, cayena (opcional), unas gotitas de agua de mar y una cucharada de AOVE para activar la cúrcuma. El toque de cayena me alucina porque el contraste dulce picante es increíble.
  2. En mi horno (el cual no tiene mucha potencia) están listos en 40 minutos a 200º. Lo mejor de hacerlos sin apenas materia grasa es que son mucho más saludables y os aseguro que no se queman y se cocinan perfectamente.

Pimientos de colores, col y zanahoria a la sartén: Utilicé 1/2 pimiento rojo, 1/2 verde, 4 hojas de col y 2 zanahorias pequeñas.

  1. Cortamos todas las verduras en bastoncitos y las salteamos al estilo stir-fry, un par de minutos en una sartén antiadherente con unas gotas de AOVE.
  2. Al tratarse de vegetales un poco fibrosos, el salteado viene genial para romper un poco esas fibras y darles un punto de calor, tan necesario en otoño.

Ensalada de lechuga con aliño de tahini: Necesitaremos 4 hojas de lechuga, 2 cucharadas soperas de tahini, zumo de 1/2 limón y un chorrito de vinagre de manzana.

  1. Cortamos la lechuga en tiritas finas.
  2. Revolvemos el tahini con el limón y el vinagre hasta adquirir una consistencia de salsa líquida.
  3. Maceramos la lechuga con la “veganesa”.
  4. Simple y deliciosa.

Puré de yuca: Esta es mi parte favorita. Para esta receta riquísima solo precisamos 1/2 yuca.

  1. La pelamos con cuidado (es un poco dura) y la cortamos en trocitos intentando quitar la raíz que tiene en el medio porque es muy molesta al paladar.
  2. Ponemos a cocer la yuca en abundante agua durante más o menos media hora.
  3. Cuando esté blandita, solo tenemos que vigilar que no queden trozos de raíz y meterla en el procesador para deshacerla y crear nuestro puré de yuca. ¿Os cuento un secreto? A mi me gusta comerlo así tal cual, sin echarle siquiera sal, tan solo un poquito de perejil fresco o seco.
  4. Creo que este puré va a hacer las delicias de los más peques. Creo ¡¡no!! Estoy segurísima 😉

El último ingrediente de mi Buddha bowl, pero no por ello menos importante, es el aguacate, 1/4 o 1/2 por persona es sufieiente.

buddha-bowl-vegano-vegetariano-come-limpio-verduras-verdes-ensalada-veganesa-

Hasta aquí todo lo que yo le he puesto e ideas para que vayáis cambiando cada semana… Ahora solo quedaría emplatarlo de la forma que os plazca y si no estáis inspirados, en mis fotos tenéis mi manera habitual de hacerlo, puede ser colocadita o a lo loco, eso no importa, aunque pensad que a gente que todavía le choca comerse un plato que lleve única y exclusivamente vegetales, lo mejor es ponérselo bonito, grande, presentado… De esta manera, lo disfrutará de verdad de la buena.

¡¡Un beso enorme!! Gracias por estar ahí.

Vuelvo la semana que viene con un flan vegano SIN ¿os apetece? <3 <3

 

Artículos relacionados:



1 thought on “Buddha bowl con verduras de temporada”

Deja un comentario