5 propósitos saludables para el año nuevo

propositos_saludables_ano_nuevo

¡¡Buenos días!! Comienza un nuevo año y con él los buenos propósitos. Parece que cuando cambiamos de período, tenemos ganas de comernos el mundo, después pasan unos meses y volvemos a los hábitos de siempre. ¿Te ha pasado alguna vez? Pues no puede repetirse, hoy te acerco algunos manifiestos reales y fáciles de cumplir para comenzar un estilo de vida más saludable y no perderse en el intento.

La verdad es que me cuesta elegir solo cinco porque a nivel personal son muchas las cosas que han cambiado mi forma de ver la vida, pero lo mejor es centrarse en menos contenido para ver más resultados, así que ahí van, espero te ayuden…

 

INICIATIVAS PARA EMPEZAR EL AÑO CON BUEN PIE

  1. PEQUEÑOS HÁBITOS QUE HACEN LA DIFERENCIA: Beber agua con limón en ayunas (ver vídeo explicativo), incluir en tu comida principal una buena ensalada cruda de primer plato, empezar a tomar batidos verdes a la hora que mejor te convenga, reducir el consumo de carnes y embutidos, consumir productos locales en la medida de lo posible, hidratarte durante el día, eliminar procesados que vienen envasados y centrarse en la comida natural… Parecen muchas cosas, pero comer alimentos de verdad no es tan difícil. Ponte cada mes una meta y asegúrate de cumplirla. Los cambios paulatinos son más duraderos que las locuras transitorias de “Hoy lo dejo todo”.
  2. INFÓRMATE DE DONDE PROVIENE LO QUE COMES: Algo muy importante para dar el gran salto a una alimentación más saludable y no recaer en alimentos que no te convienen es entender de donde procede lo que comes, que contiene, como afecta a tu cuerpo y mente, al medio ambiente… El saber es poderoso, la mayoría de las veces preferimos ignorar la información para seguir comiendo y haciendo lo que nos gusta, pero cuando descubres ciertas cosas, no hay vuelta atrás. Este propósito es muy importante y para mi ha sido el detonante para el cambio. Actualmente, cuando voy al supermercado, ningún alimento procesado llama mi atención porque sé que no es beneficioso para mi. Tu cuerpo es tu templo y no quieres darle porquerías, quieres cuidarlo porque es lo más importante que tienes, mucho más que cualquier pertenencia material.
  3. APRENDE A DECIR NO: Este punto es la consecuencia del anterior. Si estás 100% seguro de lo que quieres para ti, aprendes a decir no a alimentos, personas y prácticas que no van con tu filosofía. Y con esto no me refiero a aislarte de la sociedad 😀 Ante todo, creo que debemos ser flexibles porque eso nos conecta más con otras culturas, países, personas diferentes a nosotros… Sin embargo, escucho muy a menudo la típica frase de: “No le iba a decir que no” Pues sí, di no cuando no te apetezca y párate a pensar que si no lo dices quizás sea porque realmente lo anhelabas. No sabes la satisfacción que da negarse a lo que no te apetece. Conténtate a ti mismo y no a los demás.
  4. MUÉVETE: No te apuntes a un gimnasio antes de ver si el deporte va contigo 😀 Camina, baila, corre, practica yoga… Cada cual tiene sus preferencias, pero moverse es muy importante. Desde que he empezado a hacer deporte casi a diario, me he dado cuenta de que el cambio ha sido más mental que físico. Hacer deporte te aporta bienestar. Si estás de mal humor todo el día, de verdad, muévete. Si tienes horarios locos de trabajo, haz como yo y ponte rutinas por internet cuando tengas tiempo, a mi me encanta el gym virtual con Patry Jordan, pero te aviso que sus clases queman.
  5. “KEEP IT SIMPLE”: Este año me he propuesto mantener una vida más simple. El tener menos ayuda a quitarte pesos de encima. Cada vez regalo más ropa que no me pongo, me siento ligera cuando lo hago. Y en cuanto a la comida, sigue este principio también, ten en cuenta que mis recetas son a veces más elaboradas porque tengo un blog y si no siempre haría lo mismo, pero en general puedes comer muy simple, delicioso y sin quebraderos de cabeza.

 

Me despido hasta la semana que viene 🙂

Un beso enorme

Elisa

Artículos relacionados:



Deja un comentario