Arroz de coliflor con curry vegetal

arroz-coliflor-curry-verduras

¡¡Buenísimas tardes!! Por fin estoy de vacaciones con tiempo para escribir, crear, leer, pensar… Qué necesario es el descanso, el sentir que tienes espacio para ti, volver a las rutinas que no hacías por culpa de las prisas y a esos hobbies perdidos en el olvido. Todos merecemos el reposo absoluto al menos 15 días. Cuando pienso en vacaciones, siempre me vienen a la mente mis padres, que llevan trabajando casi 50 años sin parar, tan solo los domingos y festivos, increíble su fortaleza y dedicación, cuando me invaden esos pensamientos, me siento agradecida por tener tiempo libre y anhelo que por fin se retiren y disfruten su merecido descanso.

¿Qué sueles hacer tú cuando tienes tiempo para ti? Aquí te dejo algunas de mis rutinas de ocio…

  • Oil pulling: Es una práctica que me encanta y que la verdad dejo aparcada cuando tengo muchas cosas que hacer. Se trata de nada más despertarte, enjuagarte la boca durante 20 minutos con un poco de aceite (sésamo, oliva o coco), yo lo hago con aceite de coco virgen extra. La verdad es que se notan sus beneficios bastante rápido, desintoxica tu cuerpo y boca, blanquea los dientes y mejora tu salud en general. Pasados los 20 minutos, escupe el aceite en una papelera, lávate los dientes y disfruta de un aliento fresquísimo.
  • Carbón activado por las noches: Algunos días de la semana, me lavo los dientes con carbón activado antes de mi lavado habitual con pasta de dientes, los beneficios son un poco parecidos al oil pulling, pero blanquea todavía más. Yo lo compro en cápsulas, las abro y dispongo el contenido en un bote que siempre tengo listo en el baño.
  • Bailar y cantar: Bueno, esto lo hago todo el año 😀 pero pongo más énfasis en verano porque el calor incita más al desmadre. Creo que no hay nada más saludable en esta vida y si es que con mi familia todavía mejor.
  • Tener las uñas de los pies siempre perfectas: En invierno se adueña de mi la pereza, pero en verano adoro tenerlas cuidadas y pintadas con esmaltes naturales.
  • Ver series y películas: Aprovecho para coger mi lista de pendientes y ponerme al día. Ya casi sale Juego de tronos y no puedo tener más ganas 🙂
  • Salir de vinos o aguas con gas y limón: Siempre he sido una fiestera y aunque también soy muy casera, en verano me pierdo un poco, como buena española me encanta estar en la calle y disfrutar del tapeo con los míos. Algo ha cambiado y es que para mi antes era impensable no beber alcohol, ahora voy intercalando porque tengo más conciencia de los daños que provoca. El agua con gas, hielo y limón es mi nuevo gin tonic 🙂
  • También me dedico a caminar, cocinar, hacerme tratamientos de belleza caseros y naturales, organizar los armarios, regalar lo que me sobra o ya no utilizo, poner a punto el escritorio del ordenador e inspirarme allá donde voy.

Cuéntame tus prácticas, me encantará leerte.

Y aprovechando las vacaciones, te animo a cocinar esta maravillosa receta sin cereales que propongo hoy, como alternativa al arroz tradicional, acompañada de un curry con verduritas muy simple que está de vicio. Puedes añadirle alguna proteína vegetal como las legumbres o proteína animal de calidad, a mi me encanta ponerle pescado o pollo ecológico, pero me han contado que con gambas también está divino. Espero que lo disfrutes tanto como yo.

 

Ingredientes y preparación para 3 porciones 

  • 1 coliflor grande
  • 1 lata de leche de coco (sin aditivos)
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tomate
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • Un puñado de algas wakame rehidratadas
  • 1 trozo de alga kombu
  • 1 calabacín grande
  • Un puñado de acelgas con las pencas
  • Especias: cúrcuma en polvo, canela, comino, jengibre, cardamomo, pimienta y sal rosa
  • Para cocinar: Aceite de coco virgen extra y agua
  • Perejil o cilantro para decorar
  1. Primero, deshacer los árboles de coliflor en la Optimum G2.1 a toques o en un procesador de alimentos si no tienes una batidora portente hasta crear el arroz. Reservar.
  2. Picar el resto de la coliflor y sus hojas en cuadraditos para añadir posteriormente al curry (no tiramos nada).
  3. Picar la cebolla y los ajos finitos y saltear con un poquito de aceite de coco, cuando están dorados, añadir el resto de verduras (pimiento, tomate, las algas, el calabacín y las acelgas) bien picadas. Dar unas vueltas y añadir un poco de agua para que se cocine todo bien. Aquí puedes aprovechar restos de vegetales que tengas en la nevera.
  4. En este punto poner 1 cucharadita de cúrcuma, otra de comino, 1/2 cdta de canela, otra media de jengibre, pizca de cardamomo, pimienta y sal rosa al gusto. Si te gustan mucho las especias, ponle más 🙂
  5. Cuando todo está algo cocido (al dente) y ha absorbido bastante agua, agregar la lata de leche de coco, revolver y seguir cocinando para que se integren los sabores y espese un poco.
  6. Mientras tanto, saltear el arroz de coliflor con un chorrito de aceite de coco, pizca de sal rosa, pizca de cúrcuma y canela. Cuando empieza a oler a tostadito, añadir un buen chorro de agua, revolver, tapar y dejar que se absorba para que se quede blandito. Puede que necesite algo más de agua, lo mejor es probarlo y ver si está a tu gusto.
  7. En este punto ya estará el curry, pruébalo también para ver si está bien de especias y si no, rectifica.
  8. Servir el arroz con el curry y el perejil o cilantro picadito.

Como ya te he dicho, puedes añadir en el momento de las verduras, unas lentejas rojas, pollo en tiras, gambas, pescado… O incluso poner la proteína aparte, lo dejo a tu elección.

Un beso enorme y hasta la próxima 🙂

Elisa

Artículos relacionados:



Deja un comentario