Chocolate blanco crudivegano con pistachos

tableta-chocolate-blanco-sin-gluten-sin-lactosa-sin-azucar-raw-crudo-sin-conservantes-natural

¿Qué tal el puente? Espero que lo hayáis disfrutado mucho. Tengo algo nuevo que contaros, he estado divirtiéndome en la cocina con un superalimento muy práctico que llevaba tiempo queriendo probar. Se trata de la leche de coco en polvo, la cual sirve para multitud de preparaciones. Para empezar, si os apetece un vasito de leche vegetal instantáneo, solo tenéis que remover unas cucharadas con un poco de agua y voilà!! Esto me parece perfecto para momentos en los que no tenemos leche vegetal en la nevera y queremos preparar un desayuno o postre en el momento.

Además, es un complemento ideal para la repostería, ya que es como si fuera leche tradicional en polvo, la cual es a veces necesaria para crear algunos dulces como por ejemplo este chocolate blanco. Os dejo la recetilla para que lo descubráis vosotros mismos… Cómo os dije estamos en el mes de las tabletas de chocolate, así que aquí tenéis la segunda propuesta, con el dulzor de la leche de coco queda espectacular, si por alguna razón no os gusta el coco podéis omitir este ingrediente 🙂 El procedimiento para hacerlo es bastante parecido al que utilicé con mi tableta de chocolate negro con almendras.

tableta-chocolate-blanco-pistachos-bayas-goji-leche-coco-polvo-salud-viva-iswari-superalimentos-superfoods

Ingredientes de la tableta de chocolate blanco

  • 50 de manteca de cacao cruda
  • 50 g de aceite de coco virgen extra PPF
  • 25 g de sirope de arce
  • 25 g de leche de coco en polvo
  • 100 g de pistachos (en mi caso loss tosté 30 min. a 180º, pero si lo queréis completamente crudivegano, podéis ponerlos crudos. Yo recomiendo tostarlos, el sabor cambia muchísimo)
  • Un puñado de bayas de goji

Preparación de la tableta de choco blanco

  1. Calentamos agua en un cazo o pota y cuando veamos que tiene burbujitas en el fondo, sin llegar a hervir (más vale que esté caliente de menos que de más), lo separamos del fuego.
  2. Ahora podemos posicionar el bowl con la manteca de cacao encima del agua (todo esto fuera del fuego) y darle vueltas con una cuchara de madera para derretirla. Si vemos que pierde mucho calor, lo ponemos todo unos segundos al fuego de nuevo, pero nunca dejando que se sobrecaliente mucho. Tened cuidado con el agua, no puede entrar ni una gota al chocolate.
  3. Cuando la manteca está derretida, añadimos el aceite de coco a la mezcla y lo deshacemos dando vueltas (de nuevo, si necesitamos más calor lo ponemos otro poquito al fuego, pero no debería ser necesario porque el aceite de coco es más líquido).
  4. Una vez mezclados estos dos ingredientes, incorporamos el sirope, lo revolvemos bien y a continuación, echamos la leche de coco en polvo. La integramos del mismo modo y reservamos el bowl lejos del agua.
  5. Este paso es el de atemperar el chocolate. Aquí es donde lo hice un poco diferente al otro chocolate porque con la leche de coco en polvo  cuesta más aglutinar los ingredientes. Así que lo que hice fue meter el bowl en la nevera para acelerar el proceso y cuando casi estaba como una pasta densa, lo revolví bien para obtener el chocolate blanco y le añadí los pistachos y las bayas. Este paso es parecido a cuando haces helado sin heladera y tienes que removerlo cada cierto tiempo para que no cristalice (os explico esto para que me entendáis mejor).
  6. Lo ponemos en un molde rectangular de silicona o en un tupper en forma de tableta si no tenemos molde y dejamos en la nevera enfriar para que se forme la tableta de chocolate. ¡¡Listo!!
  7. Conservamos en la nevera.

Espero que os guste y la disfrutéis tanto como yo. Por si fueran pocos los usos que os he contado de la leche de coco en polvo, también podemos utilizarla para condimentar preparaciones saladas como una cremita de otoño con un toque indio que os mostraré este jueves.

Au revoir!! <3 <3

Artículos relacionados:



2 thoughts on “Chocolate blanco crudivegano con pistachos”

Deja un comentario