Polos de leche merengada + Crema de coco (Receta paleo y vegana)

polos-leche-merengada

¡¡Buenos y calurosos días!! Estamos en pleno verano y nada me apetece más que estos polos de leche merengada, sé que los estabas esperando, son tan sencillos, ricos y sobre todo muy refrescantes. En este post hago un 2×1 y es que para crear los polos te recomiendo preparar primero la crema de coco, tipo mantequilla de almendras, pero sin frutos secos ni semillas, apta para todos los alérgicos e intolerantes.

Ambas recetas te dejarán muy saciado, a la vez que te quitarán esos antojos dulces que nos ocurren muchas veces a lo largo del día. Hace algún tiempo pensaba que tanta grasa no podía ser buena, pero me he dado cuenta que desde que la incluyo en todas mis comidas sin restricciones, ha mejorado muchísimo mi piel, mi pelo y hasta mi forma de pensar… No le temas a las grasas, si son de calidad, porque son un pilar esencial de una dieta equilibrada y saludable, sobre todo para las mujeres, pues son la base de un buen funcionamiento hormonal.

Por si tienes dudas sobre cuáles son las grasas buenas, aquí te dejo algunos de mis alimentos favoritos que la contienen:

  • El coco y sus derivados (coco rallado, chips de coco, aceite de coco virgen extra, leche de coco, coco fresco…)
  • El aguacate (todavía hay gente que piensa que engorda, pero lo cierto es que esta fruta es muy saciante, perfecta para bajar de peso y a la vez beneficiarte de todas sus vitaminas, minerales y multitud de usos en la cocina)
  • Las semillas y las mantequillas de semillas (girasol, calabaza, sésamo, chía, lino, cáñamo, amapola…)
  • Los frutos secos y las mantequillas de frutos secos (almendras, avellanas, macadamias, nueces de Brasil…)
  • El aceite de oliva y las aceitunas (la mejor fuente de vitamina E, esencial para una piel radiante)
  • El ghee o mantequilla clarificada ecológica (se consigue mediante un proceso de calentamiento de la mantequilla, en el cual, desaparecen las proteínas lácteas, así que es perfecta para los que somos intolerantes a la lactosa o caseína, además es alto en vitamina D y se le atribuyen propiedades terapeúticas en la medicina ayurveda)
  • Los pescados azules grasos como el salmón salvaje, las sardinas, los boquerones, la caballa… (una fuente excelente de ácidos grasos Omega 3 EPA y DHA, indispensables para el buen desarrollo y funcionamiento cerebral)

Tras este pequeño esquema, me dispongo a mostrarte las dos recetas del día, empecemos por la crema de coco…

 

crema-coco

 

Ingredientes y preparación para 1 tarro pequeño de crema de coco

  • 500 g de coco rallado o chips de coco
  • Pizca de sal rosa de Himalaya (opcional)
  1. Primeramente tostar el coco rallado, muy bien esparcido en una bandeja de horno, a 180º calor arriba y abajo unos 8-10 minutos aproximadamente. Es importante vigilarlo para que no se queme, puesto que cada horno es un mundo. Cuando adquiere un color tostado como el de la foto, estará listo para el siguiente paso.
  2. Lo siguiente es triturar el coco rallado frío con la pizca de sal (para potenciar sabor) en la Optimum G2.1 con el programa grind hasta formar la crema de coco. Sabrás que está lista porque el coco suelta su aceite y se vuelve como una mantequilla deliciosa. Si no tienes esta batidora, puedes hacerlo igualmente en un procesador de alimentos ayudándote de una lengua para bajar el contenido cada poco tiempo y así ayudar a la máquina. Es muy importante que los recipientes no contengan agua, para que el coco suelte su aceite y no se apelmace.
  3. El paso final es ponerla en un tarro de cristal y conservarla a temperatura ambiente para que no solidifique. A mi no me dura más de una semana, pero al no contener agua, aguanta más tiempo.

 

polos-leche-merengada

 

Ingredientes y preparación para 6-8 polos de leche merengada

  • 500 ml de leche de coco Aroy-D (al menos 60% coco)
  • La ralladura de 1 limón
  • 1 cucharadita de canela de Ceylán
  • 1 cucharada de crema de coco (receta arriba)
  • Pizca de sal rosa de Himalaya
  • 1/4 de cucharadita de estevia verde en polvo 
  1. El procedimiento es muy sencillo, tan solo hay que integrar todos los ingredientes con una batidora manual, de varillas o la Optimum G2.1 unos segundos y dejar reposar al menos media hora para que se baje la espuma.
  2. Después, revolver con una cuchara para unir los ingredientes que están en el fondo y disponer la mezcla en los moldes de polos (valen cualquiera de plástico, silicona o incluso de muffins que sean de silicona).
  3. Si tus moldes tienen tapita, ponérsela y congelar al menos 6 horas, si no tienen tapa o usas moldes de muffins, puedes comprar unos palos de helado y ponerlos cuando la mezcla lleve un tiempo en el congelador para que no se vaya para los lados y se aguante en el medio. Luego, disponer otra vez en el congelador hasta que terminen de hacerse.
  4. Lo ideal es al día siguiente disponer el molde (si es de plástico) en agua caliente para que salgan todos perfectos y guardarlos en un tupper en el congelador hasta consumir. Son el snack idóneo cuando tienes un antojo. A mi me gusta espolvorearlos con más canela y ralladura de limón.

Espero que estas recetas te gusten tanto como a mi, disfrútalas mucho y recuerda que vuelvo la semana que viene con el arroz de coliflor y curry de verduras que te prometí 😀

Un beso enorme

Elisa

 

Artículos relacionados:



Deja un comentario