Salsa de calabaza con sabor a tomate

salsa_calabaza_tomate

A lo largo de la historia, poblaciones de distintas partes del mundo han sobrevivido gracias a ciertas prácticas para conservar los alimentos en temporadas de escasez. Sin embargo, hoy en día tenemos de todo en cualquier estación, esto de la globalización se ha vuelto una locura. Por un lado es maravilloso y por otro pienso… ¿Lo ideal no sería consumir lo que tenemos a mano y que además está de temporada? No voy a mentirte, soy la primera que compra frutas tropicales aun sabiendo que han viajado miles de kilómetros para llegar a mi plato, pero últimamente trato de ser más consciente de ello, porque además, creo firmemente que el producto local tiene muchos más nutrientes y es el alimento ideal para mi en ese preciso instante, ya que así lo dicta la naturaleza.

Como todavía estamos en invierno, deberíamos consumir alimentos calentitos y dejar los tropicales como el cacao o las frutas para el verano, ya que son de carácter frío. Medicinas milenarias y tan importantes como la tradicional china o la ayurveda siguen estas reglas y creo que les ha ido bastante bien. También pienso que la mediterránea en su esencia se basa un poco en estos principios, es por eso que siento que esta salsa puede ayudarte a no echar tanto de menos los tomates, esa fruta veraniega que suele agradar a la mayoría de paladares.

La calabaza está por todas partes y hay que aprovechar su esplendor. ¿Te cuento lo que más me gusta de ella? Además de su alto contenido en betacarotenos (de ahí su intenso color naranja), es una raíz que calma tus antojos de postre gracias a su sabor dulzón y te ayuda a sentirte más estable y conectado con tu espacio, esto es debido a que se trata de un alimento terrenal como lo es el boniato o la patata. No quiero olvidarme de resaltar su poder regulador del azúcar en sangre, así que me parece el ingrediente perfecto para esta salsa que junto con los tomates que hemos secado en verano forman un combo delicioso que te sorprenderá.

Ingredientes y preparación para 1 bote de salsa de calabaza

  • 500 g de calabaza al vapor
  • 6 tomates secos rehidratados
  • 1 diente de ajo
  • 1/4 de cebolla morada
  • 150 ml de agua
  • Orégano y albahaca al gusto
  • 1 cucharadita de sal rosa de Himalaya
  • 1 chorretón de aceite de oliva virgen extra 1ª presión en frío
  1. Cortar la calabaza en dados, cocinarla al vapor y rehidratar en agua muy caliente los tomates secos.
  2. Saltear con una gotita de aceite de oliva el diente de ajo y la cebolla hasta que estén blandos.
  3. En la batidora de vaso, poner la calabaza junto con los tomates remojados, el ajo, la cebolla, el agua, orégano, albahaca, sal, un chorrito de aceite de oliva virgen y batir muy bien hasta obtener una textura de salsa. Yo la hago en mi batidora Optimum, pongo el programa “sauces” y queda la textura muy cremosa.
  4. Guardar en un tarro, dejar enfriar y conservar en la nevera hasta consumir.
  5. Aguanta perfectamente unos días, si quieres que dure más tiempo congélala para tenerla siempre a mano.

Esta salsita es ideal para tus pastas, pizzas, arroces, como dip para tus patatas… Versátil, fácil y muy económica. ¿Te animas?

Un beso enorme y hasta la próxima 🙂

Elisa

Artículos relacionados:



1 thought on “Salsa de calabaza con sabor a tomate”

Deja un comentario