Pancakes horneados con sorbete de cerezas

pancakes-horneados-sorbete-cerezas

¡¡Buenos días!! ¿Qué tal la semana? Yo a punto de irme a Galicia a pasar unos días con la familia. Tengo una lista tan grande de cosas por hacer y comer, que no sé si me alcanzará la estadía que en un principio me parecía demasiado larga. Voy a contarte algunas cosillas que echo de menos cuando paso mucho tiempo en Mallorca…

Bueno, lo evidente y primordial son mis seres queridos, pero eso le pasa a casi todo el mundo, sin embargo hay peculiaridades que cuando estoy allí no aprecio tanto como cuando me voy…

  • “La huerta” de mi casa: En realidad es un jardín 😀 pero nosotros siempre le hemos llamado huerta, como si tuviésemos un enorme cultivo de vegetales. Nada más lejos de la realidad, todo lo que sembramos no llega muy lejos. Tengo ganas de ver si por fin mi padre se ha decidido a dejar crecer un poco los árboles, es un fanático de la poda.
  • Los atardeceres de sábado con música de fondo: La barbacoa humeando, la gata disfrutando de la siesta, las ensaladas frescas y simples con rodajas gigantes de cebolla, los pimientos de padrón (uns pican e outros non), el sol molestándonos mientras atacamos los mariscos y las largas sobremesas criticando, riendo y escuchando música ambiente con “un fresco” bien cargado de limones de piel gruesa de nuestro legendario limonero.
  • Las noches frescas: Sí, desde que vivo en esta isla endemoniada por el calor, echo de menos la chaquetilla por si acaso refresca y el dormir a pierna suelta sin sentirme en una sauna.
  • Las raciones de pulpo: Esto creo que lo he echado de menos siempre que he vivido fuera, nada más aterrizar nos vamos directos a la pulpeira. Jamás sabe tan rico como allí y bueno, del precio ya mejor ni hablamos, fuera de Galicia siempre me siento estafada 😀
  • El ruido y el olor de la panadería: Fueron tantos años escuchando el horno para dormir, que a veces extraño ese ronroneo para conciliar el sueño. Y qué decir del olor a pan recién hecho, hace las mañanas más llevaderas.
  • La tranquilidad en las playas: A mi siempre me han gustado las playas vacías y eso si vives en Palma y no tienes coche es bastante complicado. En Galicia estás a kilómetros de la gente y no hay nada que me guste más, lo del agua congelada ya es otro cantar.

¿Te sientes identificado con mi morriña? Cuéntame si tu también extrañas peculiaridades de tu casa, tierra o cultura. Me encantará leerte 🙂

Y hablando de calor exagerado y noches frescas, ¿a quién le apetecen unas tortitas al horno con sorbete helado de cerezas? Se me hace la boca agua, lo que más me gusta de esta receta es su perfil muy bajo en azúcares, cargadas de grasas buenas de calidad y de antioxidantes. Una mezcla que tienes que probar este verano, aquí te dejo la receta…

 

Ingredientes y preparación para 6 tortitas con helado

  • 1/4 T o 50 g de harina de coco
  • 250 ml de leche de coco (al menos 60% coco)
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharada sopera de aceite de coco
  • 1 huevo de psyllium (1 cda sopera de cascarilla de psyllium x 4 soperas de agua)
  • 1 cdta de bicarbonato + 1 chorrito de limón
  • 300 g de cerezas deshuesadas y congeladas previamente
  • 1 cdta de canela de Ceylán
  • 1 cdta de colágeno hidrolizado + magnesio
  • 1 chorrito de leche de coco (o cualquier leche vegetal sin azúcar)
  1. Primero, hacer el huevo de psyllium en un bowl juntando la cascarilla con el agua y dejar que espese.
  2. Precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo. Si tu horno es de gas como el mío, calentar solo abajo.
  3. A continuación, disponer en la batidora (la mía una Optimum G2.1) la leche de coco, el agua, el aceite de coco, la harina de coco, el huevo de psyllium, el bicarbonato y el limón. Batir hasta obtener una textura homogénea. Dejar reposar 5 minutos.
  4. Forrar una bandeja de horno con papel vegetal y echar con la ayuda de una cuchara, la masa de pancakes en la bandeja, justo da para 6 pequeñas, más o menos cada tortita lleva 2 cucharadas soperas colmadas de masa. Dar forma con la ayuda de la cuchara para hacerlas redonditas.
  5. Hornear unos 15-20 minutos hasta que adquieren un color tostadito y se despegan perfectamente con una espátula. Si las hacéis con gas, a los 15 minutos darles la vuelta para hacer por el otro lado.
  6. Mientras enfrían los pancakes, sacar las cerezas del congelador, deshacerlas en pedazos (con la mano o con un cuchillo encima de una tabla para que no se queden en bloque), echarlas en la batidora junto con el chorrito de leche, la canela y el colágeno. Deshacer con la función de sorbete ayudándose de la barra para empujar que trae la batidora. Si no tienes una batidora potente, hazlo poco a poco con más bebida vegetal o en un procesador.
  7. Una vez que está cremoso, emplatar las tortitas unas encima de otras y poner el helado por encima. Puedes decorar con chips de coco, como yo, o con cerezas frescas. ¡¡A disfrutar de esta delicia!!

La inclusión del colágeno es opcional, pero a mi me encanta incorporar proteína a este tipo de desayunos y más si lo tomamos con vitamina C, que en este caso aportan las cerezas, una combinación perfecta para absorberlo mejor. Otra opción de incluir proteína es cambiar el psyllium por un huevo o agregar proteína vegetal de cáñamo o guisante.

El mes de agosto me voy de vacaciones, así que nos vemos por las redes sociales.

Volveré con más recetas y talleres en septiembre.

Un beso enorme y ¡¡feliz verano!!

Elisa

Artículos relacionados:



2 thoughts on “Pancakes horneados con sorbete de cerezas”

  • Qe buena pinta Elisa!! Los voy a hacer..por cierto se pueden congelar?? Porqe una vez qe pones el horno habia pensado hacer mas cantidad para tener para mas dias..qe opinas?? Con estas cantidades qe pones cuantos saldrian?? Para echar cuentas..

    • Hola guapa, me alegra que te gusten, pues no sé decirte, nunca las he congelado, es cuestión de probar, no creo que haya problema 🙂 Las cantidad que sale siempre la pongo arriba en el título de la receta antes de los ingredientes , suelen ser unas 6. Un beso grande!! Ya me contarás <3

Deja un comentario