Pastelitos veganos de algarroba y verduras

mini-brownies-pastelitos-algarroba-coco-calabaza-zanahoria-sin-gluten-sin-lactosa-sin-azucar-vegano

¡¡Precios@s!! Estoy feliz. Los dos talleres que impartí esta semana me han cargado de energía. Vuestra acogida ha sido maravillosa y me ha encantado conocer a tanta gente con ganas de cuidarse e incluir hábitos saludables. Me habéis transmitado tanta positividad, que he conseguido encarar mejor una mala noticia que he recibido hace unos días. Por esta razón, he decidido hacer un post express de agradecimiento.

El sábado compartí con vosotros estos pastelitos realizados con los restos de los zumos detox que nos tomamos. Cómo muchas me pedistéis la receta, me he puesto a ello y voilà… Aquí la tenéis a golpe de domingo 🙂

Ingredientes para 40 (aprox.) pastelitos de algarroba

  • Restos de hacer zumo de 1 calabaza cacahuete mediana entera, 1 boniato pequeño y 8 zanahorias medianas
  • 1 Taza de dátiles
  • 1/2 Taza de uvas pasas
  • 4 huevos de lino (4 cucharadas soperas de semillas de lino dorado molidas + 12 cucharadas soperas de agua)
  • 100 g de harina de trigo sarraceno
  • 50 g de harina de arroz (si no tenéis, se puede poner más de sarraceno)
  • 50 g de harina de algarroba (esta harina le da el punto de chocolate y además endulza)
  • 2 cucharadas soperas colmadas de azúcar de coco
  • Especias: Cucharada sopera de canela y cucharadita de nuez moscada, cardamomo, clavo y jengibre
  • Una cucharada sopera de aceite de coco para cocinar los restos
  • Coco rallado para decorar

Preparación de los pastelitos de chocolate veganos

Antes de nada, deciros que salen unos 40 porque yo los corté en forma de pastelito mini, pero si los cortáis como trozos normales de brownie, son muchos menos. Otro aspecto a tener en cuenta es que si no tenéis los restos de los zumos, podéis substituirlos por calabaza cocinada y por zanahorias ralladas, pero quizás tengáis que poner menos cantidad porque la pulpa de los zumos no contiene agua, es muy concentrada. Eso lo hacéis un poco a ojo, miráis si hay que rectificar con más harina y listo. Dicho esto, comenzamos…

  1. Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo.
  2. Cogemos un bowl grande y disponemos las semillas de lino molidas con el agua, revolvemos y dejamos que se formen los huevos mientras hacemos el resto  de pasos.
  3. Deshuesamos los dátiles, los cortamos en trocitos y juntamos con las pasas.
  4. En una sartén grande, sofreímos, en el aceite de coco, los restos de los zumos junto con los dátiles, las pasas y todas las especias. Dejamos que se hagan un poco y se ablande todo.
  5. Cuando estén listos, más jugosos, los echamos en el bowl junto con las harinas y el azúcar de coco. Revolvemos bien hasta que todos los ingredientes se integren.
  6. Disponemos la masa en un molde rectangular de silicona, el mío es de 35x25x5 cm y horneamos 30-40 minutos a 190º calor arriba y abajo.
  7. Cuando lo saquemos del horno, dejamos enfriar, cortamos en cuadraditos y espolvoreamos coco rallado por encima.

Estos pastelitos son una delicia, muy jugositos y la combinación perfecta para aprovechar los restos de los zumos. También valdrían la pulpa del zumo de manzana o remolacha. Eso sí, nunca pongáis restos de piña, hojas verdes o cítricos porque no quedarían ricos ni con textura agradable.

Espero que os encanten tanto como a mi y que me contéis qué os parecen.

¡¡Miles de besos!! Vuelvo el martes <3 <3

 

Artículos relacionados:



Deja un comentario